A los peques también les gusta tener intimidad de vez en cuando, así que unas cortinas les proporcionarán toda la que puedan necesitar.